jueves, 5 de abril de 2012

Canción de Hielo y Fuego I: Juego de Tronos, de George R.R. Martin

“Tras el largo verano, el invierno se acerca a los Siete Reinos. Lord Eddard Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para unirse a la corte del rey Robert Baratheon el Usurpador, hombre díscolo y otrora guerrero audaz cuyas mayores aficiones son comer, beber y engendrar bastardos. Eddard Stark desempeñará el cargo de Mano del Rey e intentará desentrañar una maraña de intrigas que pondrá en peligro su vida y la de los suyos.

En un mundo cuyas estaciones duran décadas y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombríos y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza, el amor y el poder hacen del juego de tronos una poderosa trampa que atrapa en sus fauces a los personajes… y al lector.”

George Raymond Richard Martin (Bayonne, Nueva Jersey, 20 de septiembre de 1948), es un escritor y guionista estadounidense de literatura fantástica, ciencia ficción y terror. Mayor de tres hermanos, Martin creció en una familia trabajadora: su padre era estibador de ascendencia italo-germana, y su madre, de ascendencia irlandesa. Desde la infancia se interesó por la lectura y se convirtió en un precoz escritor de relatos.

Cursó estudios universitarios de periodismo en la Northwestern University de Evanston, Illinois, donde se graduó en 1971. Tras terminar sus estudios, realizó la prestación social sustitutoria (objetor de conciencia), dirigió torneos de ajedrez y trabajó como profesor de periodismo en el instituto Clarke de Dubuque, Iowa (1976-1978).

Fue un prolífico autor de obras cortas de ficción en los años setenta y su obra fue premiada con varios premios Hugo y Nébula. Al final de esta década comenzó a publicar sus primeras novelas, siendo una de las más populares la primera de ellas: Muerte de la Luz. Dicho éxito le permitió dedicarse en exclusiva a la literatura, donde mezcló los géneros de ciencia ficción, fantasía y terror.

George R.R. Martin
Tras un corto matrimonio, comenzó a compaginar la escritura con su trabajo en Hollywood. Durante los años ochenta y los primeros noventa trabajó como guionista de varias series de televisión (The Twilight Zone, 1986, y The Beauty and the Beast, 1987) y como editor de la serie de antologías de historia alternativa sobre la Segunda Guerra Mundial, Wild Cards. En 1987 publicó Los Viajes de Tuf, una colección de relatos de ciencia ficción, considerada una de las obras más destacadas de su primera etapa.

Pero fue recién en 1996 cuando Martin dejó Hollywood y se retiró a Santa Fe (Nuevo México), para sumergirse en la escritura de su colosal obra maestra: Canción de Hielo y Fuego

Como dije en una entrada anterior (cuando compré y me gané el primer y segundo tomos, respectivamente), no recuerdo exactamente cuándo fue la primera vez que vi el nombre de esta saga. Cuando el gusto por la literatura se convierte en pasión, y sobre todo si se trata de este tipo de géneros, los títulos de libros interesantes y llamativas sagas parecen multiplicarse por doquier. Pero recuerdo que el nombre de esta llamó especialmente mi atención.

Pero pasaría mucho tiempo hasta que comencé a ver comentarios acerca de la misma por todas partes. En un abrir y cerrar de ojos, veía comentarios sobre la saga hasta en la sopa. :P Máxime cuando se estrenó recientemente la adaptación televisiva. Como ya dije antes, me parecía singularmente anormal el hecho de que todos y cada uno de los comentarios la ensalzaban y elogiaban de manera unánime. No he visto las primeras palabras desfavorables sobre la saga, y esto sin duda es digno de resaltar.

No obstante, apenas hasta hace poco los lectores latinoamericanos tuvimos la oportunidad de leer el primer libro, Juego de Tronos. La edición de Gigamesh (editorial española), además de costosa, es prácticamente imposible de conseguir por estos lares. Pero hace poco Plaza & Janés se hizo con los derechos y viene publicando las sucesivas entregas a un ritmo endiablado.

Pues bien, el buen Calavera, vuestro humilde servidor, no podía quedarse mucho tiempo sin echarle el guante, y hasta a mí mismo me sorprende lo rápido que lo leí (dos semanas y media) teniendo en cuenta el poco tiempo libre que me queda ahora que trabajo y estudio, y el hecho de que el libro consta de casi 800 páginas…

Y es que no podía ser de otra forma con la obra maestra de la que estamos tratando. Sí, es una obra maestra, damas y caballeros, de eso no me cabe la menor duda a pesar de haber terminado apenas el primer tomo de un estimado de siete. :) ¿Es mejor que El Señor de los Anillos?, se preguntarán algunos. Muchos dicen, muy a su pesar, que sí. Pero yo creo que son muy diferentes. Como dice Toni García, de El País, en la contraportada, “Juego de Tronos tiene más en común con la cadencia de Shakespeare, la intensidad de Kipling o el sentido aventurero de Melville, que con la épica de Tolkien. (…) En las páginas de Martin conviven Hamlet y Chéjov, Milton y Dickens, Conan y El Rey Arturo, en una extraña mezcla que avanza con puño de hierro, sustentado en un pilar gris y oscuro: la certeza de que lo peor aún está por llegar…

Las comparaciones, dicen, son odiosas, así que no pienso comparar a Martin con mi amado Tolkien. :)

Aun así, una vez leído el primer tomo, me quito el sombrero ante este maestro de las letras. Cientos de personajes, varias tramas paralelas, protagonistas finamente pincelados, capítulos cortos y sustanciosos que te dejan queriendo saber más, un mundo sugerente e impresionante… Todo eso y más tiene la saga de mi tocayo Martin. Los capítulos no pasan de las diez o doce páginas, y cada uno está dedicado a un protagonista a través del cual vemos cómo la telaraña de hechos se va desencadenando. Eddard, Catelyn, Jon, Bran, Arya, Sansa, Tyrion y Daenerys son los personajes que protagonizan los numerosos capítulos de una obra que se compone de casi 800 páginas. A través de sus ojos veremos cómo se va desarrollando una historia que apenas es el prólogo de una saga a la que le queda aún mucha tela por cortar.


Portada de la edición de Gigamesh

 En un mundo donde las estaciones duran décadas, un nuevo y terrible invierno se avecina. Las diferentes Casas que componen la tierra de los Siete Reinos han permanecido más de una década, durante todo un largo verano, en una estable pero tensa paz bajo el reinado de Robert Baratheon, un rey amado por unos y odiado por otros (no podía ser de otra forma), pero generalmente aceptado. Un rey amable y justo para unos, borracho y débil para otros, llamado el Usurpador por otros tantos, lleva gobernando durante quince años, desde que en alianza con otras grandes Casas destronara la antigua dinastía de los Reyes Dragón, los Targaryen.

En este marco, las fichas empezarán a moverse y el juego de tronos, donde solo puedes ganar o morir, dará comienzo. Traición, venganza, amor y poder se confluyen en una historia donde la magia está en un segundo plano, casi se podría decir que literalmente aislada al otro lado de un Muro gigantesco que cruza de lado a lado el norte del continente, y resguardado por los Guardianes de la Noche, una orden de caballeros que han jurado proteger el Reino de lo que hay al otro lado del Muro, sin tomar nunca partido por nadie…

El Gran Tyrion :D
Los protagonistas son los Stark y los Lannister principalmente, pero existen también otras grandes Casas y multitud de casas menores, algunas de las cuales otorgan su lealtad al mejor postor. El Reino se tambalea y el juego de tronos solo será el comienzo de una gran lucha de poder, una contienda en pos del Trono de Hierro, que se extenderá por todo el continente.

Por otra parte, al otro lado del Mar Angosto, existe un mundo diferente, uno poblado por recios guerreros, jinetes salvajes a quienes poco importa lo que se cuece en los grandes castillos. Para ellos, de costumbres fuertemente arraigadas, lo importante es el honor, la fuerza y la lealtad…

Pero todo esto es solo un pálido y brevísimo preámbulo de lo que en verdad encierra esta historia. Una historia sorprendente, donde todos tus prejuicios y sospechas caen por los suelos cuando los sucesos más inesperados comienzan a acaecer. No importa lo mucho estés seguro de lo que va a pasar, todo irá al final en la dirección contraria, rompiendo no solo los esquemas del género, sino también de la literatura. Martin no se caracteriza precisamente por la piedad para con sus protagonistas…

A esta altura, debo confesar con feliz orgullo que ha nacido otro fan de la saga. :D Y de Tyrion Lannister, claro. XD

La adaptación televisiva ha ganado multitud de adeptos, y el decir general es que se trata de una fiel adaptación de la obra de Martin, pero por el momento seguiré en mis trece y dejaré que mi imaginación vuele sin ataduras. :P Ya habrá tiempo luego para verla…




 Mientras tanto, hay un segundo tomo que me llama con insistencia…

;)

2 comentarios:

Luther dijo...

Ésta es una saga que debo leer, como muchas otras (LTO y la de nuestro joven mago).
Algún día, algún día!!!!!

Sonix dijo...

No sé si sabes que soy una gran fan de esta saga, así que me alegro un montón que tú también te hayas unido a los que suspiramos por la siguiente entrega (bueno, ya llegarás, seguro que antes de que Martin publique el siguiente tomo, ya se sabe que no es muy rápido ;D)
Yo también soy muy fan de Tyrion, y de los Lannister en general.
Seguro que al final acabas animándote a ver la serie. La primera temporada es la adaptación de la primera novela, ¿no caerás en la tentación?
Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...